Finalidad y Objetivos de la Orden

Somos una institución de la Iglesia Católica que en este III Milenio desempeña un activo compromiso de servicio en Tierra Santa, aportando una ayuda asistencial, fundamental para el mantenimiento de la presencia cristiana en aquellas tierras. Sin embargo, no hemos nacido en estos tiempos, como sucede con otras muchas ONG. Si no que nos preciamos de tener un origen cuasi-milenario que se remonta a los primeros tiempos de la conquista de Jerusalén por los cruzados en el año 1.099.

Nuestra Orden reúne una triple cualificación: Religiosa, Asistencial y Caballeresca. Tiene un profundo carácter religioso, sin ser una congregación religiosa. Mantiene una vocación asistencial en Tierra Santa que la lleva a actuar como una ONG más, sin ser propiamente una ONG; Y es una Orden de Caballería comprometida en la defensa y ayuda de la presencia cristiana en Tierra Santa. Esta relación se articulo en dos direcciones, una espiritual y otra asistencial.

A) Desde el punto de vista espiritual, según se regula en nuestros estatutos, la Orden tiene por objeto

1) Robustecer la práctica de la vida cristiana en sus miembros, con absoluta fidelidad al Sumo Pontífice y según las enseñanzas de la Iglesia, realizándose el ejercicio de la misma en sus respectivas parroquias diocesanas.

2) Sostener los derechos de la Iglesia Católica en Tierra Santa, ya que su renuncia significaría para toda la cristiandad perder dos mil años de historia y testimonio de la fe de los descendientes directos de quienes escucharon las palabras de Jesús y creyeron en él. Su abandono significaría perder las raíces de nuestra fe y los orígenes de la civilización occidental.

3) Fomentar en la cristiandad la devoción por los Santos Lugares

B) Desde el punto de vista asistencial la Orden debe sostener y ayudar a las instituciones de la Iglesia Católica en Tierra Santa La Orden está al servicio de las comunidades cristianas en Tierra Santa. Este es su compromiso principal y permanente dirigido al servicio del Patriarcado Latino, cometido principal en el que centra su obra dotándole de un Fondo Institucional, siguiendo el principio de subsidiariedad, según la cual la obra de la Iglesia se realiza a través de las estructuras y personal diocesano del Patriarcado.

1) La orden sepulcrista se ocupa de sufragar las necesidades materiales del Patriarcado Latino de Jerusalén, cubriendo los estipendios de los miembros del clero diocesano y de las hermanas religiosas, los gastos médicos y las necesidades cotidianas, los sueldos del personal institucional y los gastos que produce la Casa del Patriarcado Latino, junto a los dos vicariatos de Jordania e Israel. El mantenimiento del Seminario de Beit Jala.

2) La construcción y mantenimiento de los lugares de culto y edificios para fines sociales, caritativos y de beneficencia (hospicios, orfanatos, hospitales, centros asistenciales…), con unos 150 edificios que mantener.

3) Mantiene una red de escuelas de educación, infantil, primaria, secundaria, técnica y de talleres de formación artesanal e industrial, en los que se educan más de 20.000 alumnos bajo el espíritu de ecumenismo y tolerancia, para que los alumnos de diferentes religiones aprendan a convivir juntos, convirtiéndose así al cristianismo como un puente de encuentro entre el mundo árabe musulmán y el judío. Así como la Universidad Católica de Belén y programas especializados de formación superior, técnica y profesional. Promueve la investigación y un sistema de becas en Tierra Santa.

4) La mayoría de las escuelas e instituciones de beneficencia del Patriarcado Latino no solo están al servicio de los cristianos de rito católico que se encuentran en Israel, Palestina y Jordania, según resaltó el cardenal Foley, Gran Maestre de la Orden, sino también de todos los cristianos y, es más, de todos los residentes de otras religiones, musulmanes y judíos, en las áreas en las que se encuentran en Israel, Palestina y Jordania. Tenemos la viva esperanza que este servicio universal promueva no solo la causa de la unidad cristiana, sino también una mayor comprensión interreligiosa y, finalmente, la paz en esas tierras.

5) La misión asistencial de la Orden Sepulcrista en esencia consiste en ayudar a los cristianos a sobrevivir en Tierra Santa, en un medio hostil en el que a menudo se sienten presionados y discriminados por sus creencias religiosas, como súbditos de segunda categoría sujetos a una autoridad Judía o Islámica. Esta ayuda no solo se ha de cifrar en términos económicos sino también visitándoles y recordándoles que no están solos. Es el mejor medio de frenar la emigración de cristianos que está disminuyendo drásticamente su número en Tierra Santa.

Debemos destacar que todas las aportaciones efectuadas por los caballeros y damas de la Orden, así como los donativos recibidos, se dedican en exclusiva al cumplimiento de su misión asistencial. Ningún miembro de la misma cobra por su trabajo o dedicación, incluso la gestión de la Orden en Roma, The management of the Order in Rome finances itself through own resources so that all the contributions from Knights and Ladies throughout the world can be allocated to cover the needs of the Holy Land.se financia con recursos propios para que todas las contribuciones de los Caballeros y Damas en todo el mundo pueda ser asignado para cubrir las necesidades de Tierra Santa.